Lhasa Apso.

Lhasa Apso

animales




Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



El Lhasa Apso es una raza canina de origen tibetano, de pequeño tamaño, caracterizado principalmente por la gran longitud de su pelo, cuya finalidad principal es evitar la pérdida de calor para soportar las bajas temperaturas y protegerse de la radiaciones solares.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Es muy probable que hayan existido desde el año 800 a. C.  y su principal cometido era el de alertar con sus fuertes ladridos a los mastines tibetanos de la presencia de extraños. Son símbolo de suerte, por eso eran regalados por los monjes a los altos mandatarios de otros países.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Características físicas

Es una raza de tamaño pequeño pero no miniatura. Es un perro robusto para su tamaño y tiene una buena musculatura.
La altura ideal a la cruz ronda unos 25-28 cm. No se especifica el peso, pero el deseado estará en torno a 8-9 kg, más o menos. Depende también del país de procedencia. Es un perro de estructura fuerte y tiende a ser más largo que alto.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Es frecuente que amos de este perro, incluso veterinarios, lo pueden confundir con un Shih tzu, a pesar de que la forma de la cabeza de estas dos razas es bastante diferente. El cráneo del Lhasa Apso es más estrecho que el del Shih Tzu y sus ojos son menos redondeados y por lo tanto no tan prominentes. La trufa del Shih Tzu es más corta que la del Lhasa Apso: en este último mide alrededor de 4 cm. También existen diferencias en cuanto al cuerpo. La caja torácica del Shih Tzu tiene una forma más de barril que la del Lhasa Apso y el primero tiene el cuerpo algo más cercano al suelo.



Shih Tzu

Shih Tzu



Posee abundante pelo, de 2 capas, que lo protege de las inclemencias del tiempo. Tiende a formarse nudos con regularidad, por lo que requiere de un cuidado esmerado del pelo. Aun cepillándolo todos los días es posible que se sigan formando nudos, sobre todo si tiene una vida activa. Si se lleva al monte, playa, campo, etc, es inevitable la formación de nudos, pero será un perro fuerte y feliz.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Muchos propietarios y criadores, para poder mantener el pelo en perfectas condiciones y así poder presentarlo en las exposiciones, se limitan a sacarlo muy poco de paseo, para que el pelaje no corra peligro de estropearse.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Su cabeza suele ser muy admirada, pero el gran flequillo de la cabeza oculta, en cierta manera, la encantadora expresión tibetana. En el ring de exposición el pelo siempre se lleva caído, pero en casa, la mayoría de los propietarios atan el pelo en dos mechones, uno a cada lado de la cabeza. Esto ayuda a que el pelo de la cara se mantenga razonablemente limpio, evita la rotura de las puntas de los pelos y hace que el perro pueda ver con más facilidad.



Lhasa Apso

Lhasa Apso



No siempre se aprecia, pero las pestañas del Lhasa Apso son muy largas y ello impide que el pelo entre en los ojos. Obviamente, en su país de origen el pelo nunca se ataba en mechones. En lugar de eso, el pelo que caía desde la cabeza actuaba como protección contra la fuerte luz del sol y el color blanco de los terrenos que estaban nevados.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Se puede encontrar en una amplia variedad de colores: arena, miel, dorado, negro, gris, blancos y particolor (formado por el blanco y otro), siendo el dorado el más común.
La cola del Lhasa Apso debería ser de inserción alta y llevada sobre el dorso. En ocasiones, si la palpa cuidadosamente, puede encontrar un pequeño pliegue en la punta. Esto es algo perfectamente normal y nunca debe intentar alisarlo, ya que podría provocarle una herida. Ésta constituye una antigua característica de la raza que, tristemente, parece estar desapareciendo con el transcurso del tiempo.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Igual que con el resto del perro, el pelaje de la cola también necesitará atenciones regulares. Este pelaje también es largo y suelto.
Su promedio de vida es de unos 14 años. su relación con los niños y con otros perros es muy buena, debido a su caracter tranquilo, intuitivo, curioso y dicharachero.



Lhasa Apso.

Lhasa Apso.



Temperamento

Es un perro en estado de alerta, alegre, juguetón, muy glotón y tozudo. También suele mostrarse algo desconfiado con los extraños. Un Lhasa Apso típico no se muestra muy amistoso con los extraños, prefiere adoptar una postura reservada y frecuentemente ladrará a cualquiera que se acerque a casa. Más tarde, cuando el visitante haya sido saludado y aceptado por la familia, el perro se sentará a una cierta distancia. Desde este ventajoso lugar, podrá ver lo que sucede a su alrededor, pero sólo se involucrará en las actividades si él así lo decide. Le lleva tiempo hacer amigos, pero cuando lo hace lo serán para siempre.



Lhasa Apso



Vigilará la casa y alertará cuando note algo raro. En su vida diaria puede ser dominante con otros perros, por lo que es necesario la socialización desde cachorro.
Se puede adiestrar a los Lhasa Apso para la obediencia, pero tienen una vena tozuda y no siempre responden a las órdenes tan rápidamente como uno desearía.



Lhasa Apso

Lhasa Apso



Salud

El Lhasa Apso es, en general, un perro pequeño y resistente y suele ser una raza bastante sana, aunque hay algunos problemas de tipo veterinario y posiblemente hereditarios de los cuales hay que ser conscientes.



Lhasa Apso



El único problema hereditario oficialmente reconocido en la raza es la atrofia progresiva de retina (APR). Se trata de un problema ocular, que generalmente no se descubre hasta la edad adulta y en el cual el perro se vuelve ciego progresivamente. Generalmente esto se suele notar al principio en forma de ceguera nocturna, pero la ceguera absoluta es, desgraciadamente, el inevitable resultado final. Afortunadamente esta enfermedad no va asociada a dolor.



Lhasa Apso

Lhasa Apso



La APR se ha descubierto muy recientemente en el Lhasa Apso y las pruebas de ADN son un objetivo por el cual lucha la raza, aunque quizá quede un largo camino que recorrer para llegar a esto. Actualmente es esencial que los ojos tanto del padre como de la madre hayan sido sometidos a examen antes de la monta y los criadores deben utilizar cuidadosamente sus conocimientos de los factores hereditarios para evitar que el alelo que transmite esta enfermedad no aparezca en los dos.



Lhasa Apso

Lhasa Apso



Algunos Lhasa Apso parecen sufrir “ojo seco”, que es algo que parece darse más adelante en la vida. Puede ser tratado con una combinación de fármacos diseñados para provocar el lagrimeo.



Lhasa Apso

Lhasa Apso



También se ha visto que algunos Lhasa Apso tienen unas glándulas de Harder aumentadas de tamaño. Este problema consiste, más específicamente, en un agrandamiento de la membrana nictitante, en el ángulo interno del ojo. Esto se suele conocer con el nombre de “ojo de cereza” y se aprecia fácilmente como una hinchazón enrojecida. Suele darse durante la etapa de cachorro, a veces en cachorros de una edad tan joven como la de ocho semanas.



Lhasa Apso



Existen dos métodos para poder efectuar su tratamiento. Actualmente la reintroducción es el método más usado, pero solía ser normal extirpar la glándula para eliminar el problema. De todas formas, parece ser que cuando la glándula ha sido extirpada, aumenta la incidencia del «ojo seco» más adelante.

Fuente: wikipedia, mundoanimalia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>