Freddie Mercury

Freddie Mercury



animales




Freddie Mercury

Freddie Mercury



Freddie Mercury (nacido como Farrokh Bulsara), nació en el “Shangani Govt. Hospital”, de la isla de Zanzíbar, el 5 de septiembre de 1946 y falleció en Kensington, Londres, Reino Unido, el 24 de noviembre de 1991. El 4 de febrero de 1954, a la edad de siete años, fue enviado con su abuela y su tía a estudiar al “St. Peter’s School”, un internado de estilo británico para niños en Pachgani, cerca de Bombay, en la India. Aquí fue donde empezó a ser más conocido como «Freddie», sobrenombre que también adoptó su familia.



Freddie Mercury joven

Freddie Mercury



El talento musical de Bulsara fue observado por el decano del St. Peter College, quien escribió una carta a sus padres, sugiriendo que, con el aumento de la cuota mensual, Freddie podría tomar más clases de música.​ Con la aprobación de Bomi y Jer, sus padres, Freddie alcanzó el cuarto nivel de aprendizaje de piano. Durante su permanencia en la universidad, también tuvo sus primeras experiencias musicales, formando junto a cuatro compañeros “The Hectics“, una banda que actuaba en fiestas o eventos escolares y donde Freddie era el pianista, tocando canciones de Cliff Richard y Little Richard. Un amigo suyo de aquella época decía que el cantante tenía una increíble habilidad para escuchar la radio y reproducir las melodías en el piano​ Terminó su educación en St. Mary’s School, en Bombay.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



A principios de los años setenta, Freddie Mercury comenzó a tener su primera toma de conciencia de su orientación sexual, expresada durante una entrevista en diciembre de 1974 a la revista “New Musical Express”, donde declaró que era “gay como un narciso”. En la mayoría de la década, Mercury usaba ropa de la diseñadora Zandra Rhodes, con el cabello largo y las uñas esmaltadas.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



Llegó a ser cantante, compositor, pianista y músico británico de origen parsi e indio, conocido por haber sido el líder y vocalista de la banda de rock Queen.
Como intérprete, ha sido reconocido por su poderosa voz y extravagantes puestas en escena. Como compositor, escribió muchos de los éxitos de Queen.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



Además de la actividad con la banda, en los años ochenta lanzó su carrera como solista, que lo llevó a publicar dos álbumes: “Mr. Bad Guy” (1985) y “Barcelona” (1988), este último en colaboración con la soprano española Montserrat Caballé. El sencillo homónimo, una colaboración entre ambos, fue la canción oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.



Freddie Mercury Montserrat Caballé

Freddie Mercury Montserrat Caballé



Pese a haber cultivado una personalidad muy extravagante, Mercury era una persona tímida y reservada, especialmente con los que no conocía bien.​ Además solía dar pocas entrevistas. Una vez dijo de sí mismo: “Cuando estoy en el escenario soy muy extrovertido, pero por dentro soy completamente diferente.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



Pero la sombra de su divorcio con Queen y por consiguiente, la separación del grupo, planeó por su cabeza hasta que llegó Bob Geldoff. El músico y activista británico convenció a Mercury y la banda, y el 13 de Julio de 1985 aparecieron sobre el estadio de Wembley. Durante algo más de veinte minutos dieron el que se considera por muchos críticos y amantes de la música, el mejor concierto en directo de la historia del Rock.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



La fuerza de Freddie Mercury, en estado de gracia, y la brillante actuación del resto de la banda hicieron de ese día un antes y un depués en la carrera de éste carismático músico. Su poderosa voz, su arte con el piano, la guitarra y una gestualidad tanto osada como eléctrica, hicieron de “Live Aid”, un concierto legendario. El padre de Freddie, que seguía el concierto por televisión, le dijo a su mujer: “Nuestro pequeño Fredd lo ha conseguido”. Relataba la madre de Mercury en un reciente documental en el año 2006.





El 22 de noviembre de 1991, Mercury llamó al mánager de Queen, Jim Beach, para discutir un asunto público. Al día siguiente, se realizó el siguiente anuncio en nombre del cantante:​ “Siguiendo la enorme conjetura de la prensa de las últimas dos semanas, es mi deseo confirmar que padezco sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta el día de la fecha para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, ha llegado la hora de que mis amigos y seguidores conozcan la verdad y espero que todos se unan a mí y a mis médicos para combatir esta terrible enfermedad. Mi privacidad ha sido siempre muy importante para mí y soy famoso porque prácticamente no doy entrevistas. Esta política continuará”.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



Al poco tiempo de haber redactado este informe, el 24 de noviembre de 1991, Mercury murió a la edad de 45 años. La causa oficial de su muerte fue bronconeumonía complicada por el sida. Elton John, David Bowie y los miembros de Queen estuvieron presentes. Mercury fue incinerado y sus cenizas reposan en algún lugar aún desconocido. Se rumorea que fueron esparcidas por Mary Austin a lo largo del Lago Lemán de Suiza, donde Mercury vivió sus últimos años y donde se halla su monumento conmemorativo, concretamente en la ciudad de Montreux.



Estatua de Freddie Mercury en Montreux

Estatua de Freddie Mercury en Montreux



Al gran Freddie Mercury le encantaban los gatos. Amaba a los felinos y a los peces tanto como a las personas.
Su pareja, Jim Hutton, cuenta en su libro “Mercury & Me” el gran disgusto que Freddie se llevó el dia que uno de sus gatos había desaparecido:
“Un día Freddie Mercury estaba trabajando en los estudios Town House cuando estalló el caos en Garden Lodge. Freddie trababa a sus gatos como si fueran sus hijos. Se preocupa por ellos todo el tiempo, y si alguno se lastimaba cuando Freddie no estaba, ¡que el cielo nos ayudara!. El menor estornudo o movimiento espasmódico de los gatos, hacía que los enviara inmediatamente a un veterinario para un chequeo general.



Freddie Mercury

Freddie Mercury



Y éramos anticuados cuando se trataba de tener sexo en la intimidad. Cada vez que Freddie y yo saltábamos uno sobre el otro en el dormitorio para hacer el amor, él siempre se aseguraba que ninguno de los gatos estuviera mirando. Durante el día los gatos podían correr por la casa y los terrenos que la rodeaban, y por la noche uno de nosotros los recogía y los traía dentro. Pero esa noche faltaba Goliat. Recorrimos la casa Phoebe, Joe y yo buscándolo, abriendo como locos todos los armarios y cajones. Después revisamos el jardín, pero tampoco pudimos encontrarlo allí. Ampliamos la búsqueda a los caminos y calles que rodeaban la casa. Y ni señas de Goliat. Sabíamos que si Goliat no estaba esperando con los demás gatos cuando Freddie llegara a casa, perdería el control por completo. Seguimos buscando y buscando, pero cuando Freddie llegó a casa, poco antes de medianoche, Goliat aún no había regresado. Así que se lo dijimos de inmediato: “No sabemos dónde está Goliat. No podemos encontrarlo en ninguna parte”. Por la expresión de Freddie sabíamos que las cosas no habían ido bien ese día en el estudio, y esto era justo lo que necesitaba para completarlo. Preocupado por lo que podía haberle pasado al gato, Freddie estaba al borde del llanto. Recorrió la casa y el jardín llamando a Goliat. Preguntó dónde habíamos buscado y sugirió otros lugares, pero nosotros estábamos seguros de haber buscado en todas partes. Freddie se puso frenético, y hundido en una profunda desesperación arrojó un hermoso hibachi japonés por la ventana. Cuando por fin se calmó, hablamos sobre qué otra cosa se podía hacer, y Joe sugirió colocar carteles de “se busca” por el barrio y Freddie dijo que ofrecería una recompensa de 1.000 libras. Salí al jardín por última vez llamando a Goliat. Entonces oí que un coche subía por Logan Mews. Oí como una puerta de entrada se abría y luego se cerraba, y después un pequeñísimo maullido. Volé fuera de la casa en dirección del sonido. Goliat estaba agachado bajo un coche, temblando. Lo cogí y regresé a casa. Freddie estaba en el cielo. Durante cinco minutos o más dedicó su atención al gatito, mimándolo y acariciándolo. Después, como una madre, Freddie miró al gato ceñudo, gritando y retando al pequeño Goliat por abandonar Garden Lodge. La pelota de piel oscura se limitó a quedarse sentada, escuchando con calma el estallido de Freddie”.







Fuente: wikipedia y libro “Mercury & Me”, de Jim Hutton y Tim Wapshott

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

wp-puzzle.com logo