Adolf Hitler

Adolf Hitler




Escaparatedemascotas



Adolf Hitler

Adolf Hitler



Sí es cierto que Hitler daba prioridades también a los perros dependiendo de su raza. A Eva Braun le regaló dos perros terrier escoceses negros pero prohibió la distribución de fotografías en las que aparecía con ellos.

“Blondie”, la perrita Pastor Alemán de Adolf Hitler,  murió por una dosis de cianuro para evitar que quedara en manos de los rusos. Dicen algunos que su muerte fue lo único que realmente le dolió al Fürher. Su secretaria contó mucho después que Hitler podía pasar horas hablando de su mascota. A menudo le decía: “Blondie, canta más profundo”, y ella bajaba un tono. Estaba muy orgulloso de que la perra lo obedeciera por completo.

Hitler decia:
 
“Es el perro más inteligente que conozco. A veces juego con ella a la pelota en mi despacho. A veces lanza la pelota debajo del armario y tengo que ir a la chimenea y recogerla con el atizador… tengo miedo de que se rompa las patas en el suelo de parqué, por eso no ya no juego con ella.”

Hitler por las mañanas daba un paseo con Blondie. Mandó construir una pista de obstáculos para hacerla correr. Según Christa Schroeder, esa era la única distracción de Hitler.

Hitler intentó aparear a Blondie en varias ocasiones. La primera vez lo intentó con el perro de la viuda de Troost pero no hubo forma. La segunda vez, esta vez con éxito, se apareó con el perro de Alfred Rosenberg y Blondie parió ocho cachorros, pero solo sobrevivieron tres. Al más fuerte de ellos lo bautizó con el nombre de Wolf, como le gustaba ser llamado a si mismo. Pero esto sucedió ya al final de la guerra. Durante el mes de abril de 1945 era habitual ver a Hitler jugar con Wolf, que se había convertido en su cachorro favorito.

Blondie estuvo enferma en 1943 cuando contrajo una enfermedad contagiosa. Hitler hizo llevar a su perra a una clínica veterinaria privada de Munich e hizo llevar a la clínica huevos, carne y manteca para su perra. Cada mañana llegaba un informe sobre su salud que su ayuda de cámara le leía. Si el informe no era muy bueno, Hitler se mostraba muy preocupado. Pero la perra se reestableció.

Fuente: http://division-historia.blogspot.com.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

wp-puzzle.com logo