Las mascotas y la tercera edad

Las mascotas y la tercera edad




animales




Elizabeth Taylor

Elizabeth Taylor




Existe una extensa documentación acerca del valor de la compañía de los animales para las personas de la tercera edad, habiéndose desarrollado un gran número de programas para aproximar pequeños animales a las personas ancianas.

Aunque los propósitos que guiaron los programas no han sido los mismos – en algunos de ellos lo que se buscaba era salvar la vida de los animales – y tampoco los resultados han sido similares, podemos asegurar que salvo en pocos casos, el contacto humano – animal ha sido beneficioso para las personas ancianas, especialmente aquellos enfermos, depresivos, solitarios, lisiados, con amnesia y hasta seniles. Ciertos comportamientos permitirían asegurar que las mascotas tienen intrínsecamente algún poder curativo biopsicosocial.



Doris Day

Doris Day

 



Algunos investigadores han identificado cuatro términos para describir el efecto transaccional entre los humanos y los animales:

  1. . Seguridad 
  2. . Parentesco 
  3. . Intimidad 
  4. . Constancia

Es dentro de éstos cuatro aspectos de interacción que los animales ayudan a preservar el equilibrio físico y mental de los seres humanos.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad

 



Debe destacarse para explicar los firmes lazos que se establecen entre los humanos y los animales el hecho que éstos últimos en su interrelación con los humanos no tienen en cuenta su estado de salud, su riqueza, educación, o vestimenta y por lo tanto sus sentimientos nacen de una reciprocidad de lo que reciben.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



 

 Un programa “terapia con mascotas” puede ser dividido en tres categorías:

 

 1) Provisión de mascotas como compañía para gente que no vive en instituciones

 2) Provisión de animales visitantes para promover el interés y la conversación

 3) Provisión de mascotas residentes que pueden ser estimuladores o compañías para  las personas residentes o el personal o para ambos.



Un anciano y su mascota

 



 1) Mascota como compañía

En un programa aplicado a un grupo de jubilados que vivían solos en una ciudad industrial de Gran Bretaña se comprobó que la compañía de pájaros propios o en el vecindario produjo resultados mucho más satisfactorios – en términos de comunicación – que la provisión de televisores o de plantíos de begonias.

Para muchos de los vecinos las jaulas de los pájaros colocadas en el “porch” o en las ventanas de las viviendas resultó ser una especie de “lubricante social” ya que los paseantes se detenían para admirarlos y hablaban de ellos con sus dueños, incrementándose así el contacto social.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



Por otra parte y como es obvio, el cuidado de una mascota, sea ésta un pájaro, un perro, un gato o una iguana (como se informó en un caso) obliga a su dueño a su propio cuidado, recreando nuevamente sus sentimientos de cariño y afecto al tener otra vez destinatario directo y concreto, después de haber sufrido muchos de ellos el alejamiento o muerte de sus seres queridos.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



 2) Mascotas visitantes como éstimulo

En diversos programas se dieron resultados muy satisfactorios en lo que respecta al uso de mascotas visitantes en instituciones que alojan personas de tercera edad.

Se ha observado en varios estudios que la repetida visita del mismo animal – mayormente cachorros de perros o perros adultos de tamaño pequeño – promueve el desarrollo de un vínculo afectivo que conduce a los pacientes, entre ellos depresivos, a interesarse en acariciarlo, alimentarlo y llevarlo a pasear.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



La visita de las mascotas a los establecimientos donde viven personas ancianas, promueve y estimula la conversación entre ellas, haciéndoles surgir sensaciones de bienestar y sentimientos afectuosos que posteriormente transmiten a los demás residentes y muchas veces al personal que los cuida.

 Muchos informes indican que pacientes silenciosos durante meses comienzan a hablar dirigiéndose primeramente a las mascotas y luego continúan comunicándose con el personal y con otros residentes.

 Las despedidas de los animales visitantes son a menudo festejadas con aplausos y caricias indicativas del buen momento pasado y a la espera de su pronta repetición. En general no se ha evidenciado signos de tristeza.

 3) Mascotas residentes

En muchas instituciones donde residen personas de avanzada edad se pueden encontrar mascotas residentes.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



Con el transcurrir del tiempo muchas comunidades están permitiendo a la gente traer su propia mascota debido a que muchas personas aceptan ingresar en dichos establecimientos bajo esa condición. Para muchos de ellos resulta mucho más fácil aprender a convivir con un conjunto de personas extrañas cuando están acompañados de su amado y confiable “amigo”.

 Simultáneamente, las mascotas estimulan la interacción social, ya que proveen el motivo para una conversación amistosa y constituyen un medio de fácil introducción. Muchas veces el personal de las instituciones no alcanza a comprender cabálmente la potencial ayuda que para algunos residentes tiene la compañía de una mascota, ya sea propia o de algún otro residente.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



En algunos casos sin embargo las mascotas pertenecen a las instituciones y están a cargo de alguno de los integrantes del personal. En estas situaciones muchas veces algunos residentes muestran particular interés en esas mascotas y comparten su cuidado y alimentación.

La instalación de peceras en algunos hogares para ancianos ha tenido efectos muy positivos entre los ancianos, quienes simplemente los observan e intercambian conversaciones acerca de su comportamiento o habilidad. Evidentemente que el estímulo visual es importante pero no puede compararse en modo alguno con las sensaciones producidas por el contacto con un perro o un gato.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



Resumiendo:

Es evidente el efecto altamente benéfico de la relación humano – animal, sobretodo en el caso de personas de tercera edad.

En cualquier programa que se implemente es necesario contar con la participación de veterinarios y terapeutas profesionales ( trabajador social, terapeuta físico o recreacional por ejemplo) quienes tendrán a su cargo el control de la salud y la interacción entre las personas y los animales.



Mascotas y tercera edad

Mascotas y tercera edad



Fuente: 

texto extraído del trabajo “Pets and the Elderly” presentado por Eleanor L. Ryder, en un simposio sobre los lazos entre los seres humanos y los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

wp-puzzle.com logo