Agapornis




animales




Agapornis Fischer

Agapornis Fischer



Agapornis es un género de aves de la familia de los loros (Psittacidae). Se les conoce vulgarmente como inseparables. El nombre científico tiene su origen etimológico en el griego: lo toma de las palabras ágape (amor) y ornis (pájaro), y lo deben a sus fuertes vínculos de pareja: el macho y la hembra pasan mucho tiempo juntos y con frecuencia se arreglan las plumas uno al otro; su posición en pareja, cabeza contra cabeza, es característica.

Se conocen 9 especies diferentes de agapornis:



SIN anillo ocular



Agapornis canus

Agapornis pullarius

Agapornis taranta

Agapornis swinderniana

Agapornis roseicollis



CON anillo ocular



Agapornis personatus

Agapornis fischeri

Agapornis nigrigenis

Agapornis lilianae



Son miembros pequeños y de gran colorido de la familia de los loros. Las 9 especies son pequeñas, con un tamaño que va de los 13 a los 16 cm, según la especie; y con cola corta y cuerpo sólido.

Se alimentan de semillas, frutas y brotes. Una característica que tienen los agapornis y que es inusual en los loros, es que construyen un nido, en lugar de poner sus huevos en un agujero descubierto. Llegan a vivir hasta 15 años.

Están presentes en el África subsahariana, Tanzania, Kenia y Madagascar.(wikipedia)

Son aves muy sociables y cariñosas que pueden aportar mucho a su dueño, siempre que este esté preparado para poder tener en su casa este tipo de ave.

Lo más recomendable es comprar un Agapornis a un criador que te inspire confianza y con el cual puedas contactar para que te pueda resolver las dudas que puedan surgir.

Son animales que requieren tiempo, atención y un cuidado personalizado.



Agapornis nigrigenis

Agapornis nigrigenis



Como con cualquier mascota, es esencial que el futuro propietario se asegure de que el ave que va a adquirir haya sido reproducida en cautividad, y no tomada de la naturaleza. Además de las razones conservacionistas y éticas, los animales de origen silvestre son más propensos a enfermarse y morir. Se puede optar por conseguir un inseparable “papillero” (se llama así a los que aún no comen solos y han sido sacados del nido para ser criados a mano). Lo ideal es que para iniciar este proceso el polluelo tenga de 20 a 25 días de nacido; antes necesitan defensas de los padres y después puede que no se adapten al dueño. Durante el mes y medio posterior habrá que “empapillar” (alimentar) al polluelo con una jeringuilla mediante 3 o 4 tomas al día, siempre que el buche se muestre vacío. Para ello se puede usar papillas de venta en tiendas de animales destinadas especialmente a la crianza a mano de los “papilleros”. Durante este tiempo también es muy importante que el polluelo tenga una fuente directa de calor que simule el calor que recibiría en el nido. Si se dedica este tiempo a la mascota se conseguirá un animal muy cariñoso y obediente.
Debido al significado del nombre de este género, la gente tiende a creer que los inseparables, cuando están en cautiverio, viven mejor formando parejas, lo que no siempre es cierto.



agapornis pullarius

agapornis pullarius



Como otras psitácidas, son aves muy sociales que pueden apegarse a compañeros humanos cuando se les brinda mucha atención y cuidado. Como todos los inseparables, pueden ser grandes mascotas si su dueño está dispuesto a dedicarles tiempo, y especialmente si son adquiridos y alimentados a mano desde muy temprana edad. En estas condiciones pueden ser muy interactivos con las personas de su preferencia y, cuando están cómodos en su compañía, se posan de buena gana sobre sus hombros o en las manos, se acurrucan a ellas o las acicalan. Esta relación puede extenderse hasta 20 años, que es lo que pueden vivir estas aves. Si están solas en la jaula serán más dependientes de su dueño y requerirán varias horas diarias de interacción. Como son aves extremadamente sociables necesitan interactuar con humanos u otra ave para su bienestar emocional y físico. Si están acompañadas por otra ave le prestarán más atención a ésta y tenderán a ignorar más al dueño.

Consejos para la cría de estas aves:

Debemos asegurarnos de tener un macho y una hembra, aunque parezca una tontería, ya que si no eres muy entendido se puede dar el caso de tener dos machos o dos hembras y pensar que no nos dan crías.
En caso de duda se puede realizar una definición de sexo por ADN.
Hay algunos agapornis que son adultos (sexualmente hablando) antes que otros, pero no debemos dejarlos criar antes de los 10-11 meses. A partir de esta edad, ya podemos ponerle nido y material, ya que si lo hacemos antes, a la hembra se le podría quedar atascado un huevo y tendríamos un grave problema.

Ubicacion
Podremos criar en jaulas o en voladeros.
Si criamos en jaula, que esta no sea menor de 80-90 cm, para que al menos puedan ejercitar un poco las alas.
Si lo hacemos en voladera, debemos tener varias cosas en cuenta:
1. Poner más nidos que parejas.
2. Poner todos los nidos a la misma altura.
3. Evitar poner un número de parejas elevado.
4. No dejar un pájaro suelto sin pareja, ya que puede romper nidos.
5. No poner varias especies en el mismo voladero, ya que es muy probable que nazcan híbridos que no deseamos.
La época de cría, es una época en la que nuestros agapornis sufren un gran desgaste, por lo que la alimentación es muy importante. Un pájaro débil no criará bien y morirán muchos pollos.
Su alimentación la podemos basar en semillas o pienso. En el caso de que su base sea semillas, es muy importante acompañar con fruta y verdura variada varias veces en semana, si su base es de pienso, esto no es tan importante, pero es bueno y les encanta.
También debemos suministrarle pasta de cría, ya que le irá bien a los pollos.
El calcio también es importante, ya que la puesta de huevos «roba» mucho calcio a la madre, por ello, siempre tendrán a su disposición un hueso de jibia o bloque de minerales. También las semillas germinadas les aportarán una gran fuente de vitaminas.
El agua, al igual que las jaulas, siempre debe estar limpia y fresca.
Si la pareja nos conoce y no nos tiene miedo, podremos revisarlos a diario pero si es nueva y se asustan con nuestra cercanía, no hay que molestarlos demasiado y mirarlos poco.

Una vez que hayan criado, aquí van algunos consejos para conseguir que las crías salgan adelante.



Agapornis_nigrigenis

Agapornis_nigrigenis



La edad idónea para sacar el pollo de su nido es aproximadamente a los 20 días de vida. Antes puede morir y después le costaría mucho acostumbrarse a la jeringa e incluso a nosotros, aunque siempre hay excepciones.
Necesitaremos una caja pequeña, que será su casa hasta que esté emplumado o casi emplumado. La llenaremos con un trapo, virutas de madera (y no serrin, porque suelta mucho polvo y puede afectar a nuestro pollo) o papel de cocina para el suelo, para que esté bien confortable.
Para preparar la papilla hay que calentar un poco de agua hasta que esté tibia. Cogemos un cuenco, le ponemos un poco de papilla y le vamos añadiendo agua hasta tener una consistencia parecida a la de un yogur (ni liquida ni muy espesa) y ya está la papilla preparada. Si te sobra papilla la has de tirar porque podría fermentar llevando al pollo a la muerte.
Se empieza dándoles 5 tomas al día durante 6 días, luego 4 hasta los 34 días, momento en el que pasamos a darle 3 tomas diarias.
Cuando ya esta mas o menos emplumado, se pasa a la jaula y se le pone panizo, mixtura de mijo y agua, y cuando vemos que va jugando con el panizo, incluso que empieza a comer algo, le vamos reduciendo las tomas, quitando primero la del mediodía, después la de la mañana y luego la noche. Cuando le quitamos cada toma, debemos estar más pendientes para ver si empieza a comer, porque es un punto crítico en el cual podría morir. Antes de dar cualquier toma hay que comprobar que su buche esté vacío, ya que de lo contrario la papilla podría fermentar en el propio buche y hacer morir al palillero.



agapornis

Lilo y Piki



La cantidad de papilla a dar nos la marcará la propia cría. Como punto de referencia, los primeros días no se tomará más de 3 o 4 ml. Una vez que pasemos a 4 tomas, le daremos unos 6 o 7 ml, y cuando esté en 3 tomas, sobre los 8 o 9 ml. Si el pollo quiere comer más cantidad, se la daremos, siempre viendo que en la próxima toma no le quede comida en el buche y que éste no se le quede muy lleno y apretado, ya que esto dificultaría la digestión.
La Higiene y limpieza es fundamental, debemos mantener su cajita-nido limpia, ya que se acumularan muchas heces, por lo que cada dos días, o cuando creamos conveniente, debemos limpiar la cajita y cambiar las virutas o lo que le hayamos puesto en el lecho. También debemos limpiar el pollo con un trapito húmedo o algo similar después de cada toma, para que no le fermente la papilla y después se la coma, ya que podría morir.

Los Agapornis de distintas especies se pueden reproducir entre sí, pero su descendencia híbrida es a menudo estéril.

Fuente: Wikipedia, http://www.agaporniscoquis.es, http://www.agaporniscoquis.es y http://www.sexadodeaves.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> 

wp-puzzle.com logo